aprender a adaptarlos a las nuevas tecnologías para evitar el desempleo

EL ADVENIMIENTO DE LOS ROBOTS Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS DISRUPTIVAS AMENAZAN UN FUTURO SIN EMPLEO

                     La tecnología tiene el poder de destruir industrias enteras y cambiar drásticamente sectores de la economía y del empleo que considerábamos seguros por generaciones.

La automatización elimina una parte importante de los empleos, la inteligencia artificial transforma cada vez más la manera en cómo estábamos acostumbrados a hacer las cosas.

Si la mayoría de los trabajos se pudiera hacer con máquinas, entonces dejarían a la gente sin empleo y una existencia carente de sentido.

Las computadoras no han hecho a la gente mas valiosa, mas bien la han hecho que se despida de sus empleos, pues los algoritmos pueden desplazar parte del pensamiento humano y la toma de decisiones y eso no es una moda, han llegado para quedarse.

Si la ley de Moore que dice que la potencia informática se duplica cada 18 o 24 meses, ¿cuánto tardara en desplazar tu empleo?

El sistema operativo de un robot (ROS robot operating system) es gratuito y de código abierto, es decir cualquiera puede comprar piezas y armar uno como una computadora de escritorio y empresas como Adidas que construyen robots “cosedores” para la confección textil y así producir 800 mil playeras en un día, ¿cuántas personas ya no serán necesarias?

Blockbuster tenia 9mil establecimientos y 60 mil empleados, Netflix no tiene locales, vendedores, gerentes, todo es automatizado a solo un clic de distancia.

En 1979 la General Motors para tener benéficos de 11 mil millones ocupo 840 mil personas, en 2012 los beneficios de Google fueron 14 mil millones y empleo a 38 mil personas.

Actualmente la agricultura se ha automatizado al grado que solo requiere del 2% del personal que se necesitaba el siglo pasado.

Si a tecnología avanza tanto, que la demanda de mano de obra se desplomara, entonces paradójicamente las empresas podrían contratar gente a bajos costos, pues el exceso de oferta disminuye el precio y eso hará que tal vez tengas empleo, pero en lugar de aumentar tu sueldo disminuirá porque ya no será tan valiosa tu mano de obra.

El valor de un taxista era porque se sabía las calles y te podía llevar a destinos difíciles, ahora solo pides la ubicación y el GPS te lleva sin problema y lo que sigue es que ni los Uber requerirán de chofer.

No solo los trabajos están en peligro sino también el capitalismo tal y como lo conocemos, poco a poco si nosotros no aprendemos a evolucionar y ser disruptivos encontrando alternativas viables de capitalización, seremos como el camarón que se durmió y amaneció en la coctelera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quiero ver...
1
¿Cómo te puedo ayudar?
Hola!
Gracias por visitarme.
¿Te gustaría ver el catálogo de lo que hemos fabricado esta semana?