la excelencia tiene un precio

LOS QUE SE QUEDARON EN EL DESIERTO

Un buen líder intenta de todas las formas posibles evitar que sus seguidores desistan y se queden atrás. 

El seguidor abandona ya sea porque le exigen demasiado, se decepciona o deja de creer en la visión del líder. 

Si te llevo cargando, llegaré unos metros. 

si caminas a mi lado, llegaremos lejos. 

 

Cuando hay un propósito firme es fácil llegar, cuando nada está claro es fácil perderse. 

“Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se entregó al desenfreno”

No pongamos a prueba al Señor, como lo hicieron algunos y murieron.

Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer.” 1ª. Corintios 10:7, 9, 12.

 

Un líder hace el esfuerzo por levantar al seguidor, le da consejos, le motiva, le inspira, pero al final es decisión del seguidor continuar o abandonar cuando no entiende la visión. 

cuando deja de aprender y crecer deja de entender y nadie sigue lo que no entiende. 

En los 80s, todo mundo usaba un walkman, pero en los 90s había que convertir los cassettes a CDs para no perder el contenido, en los 2000s había que pasar los CDs a USB y ahora en el presente es necesario subirlos en la nube para no perder su contenido y reproducirlos en Streming. 

Así cada persona si no se actualiza en las nuevas modalidades se quedará atrás, pondrá mil argumentos, pero si no se somete a procesos de cambio será obsoleto en poco tiempo. 

La comodidad, la gratificación y la satisfacción por lo que ya tiene le impide el querer someterse a la incertidumbre de empezar algo nuevo y diferente. 

Honor, honra y reconocimiento es agradable a todos, pero entrega, constancia y esfuerzo es algo difícil y no cualquiera se decide por esta opción. 

¿Que valor tiene ahora un cassette? 

Tu dices que eras el mejor en los 80s, pero la vida sigue, el cassette ya no sirve, no existe un aparato donde reproducirlo.

Deja de pensar que fuiste el mejor ayer, porque hoy es diferente.

Conforme el mundo evoluciona tu desapareces si no te sigues renovando. artistas, políticos, deportistas, famosos en los 90s ahora pasan desapercibidos y muchos de ellos como ya no son apreciados y su vida dependía de ello cargan con un vacío existencial que los deprime hasta la muerte. 

Cuando tienes un gran propósito sigues adelante sin importar como te sientes, la motivación se acaba, un día andas con un entusiasmo desbordante en otro momento nadie te aguanta, traes la energía para comerte al mundo, pero a las primeras de resistencia tiras la toalla. 

Cuando hay un ¿por qué? Un propósito de vida superior a ti, no importa lo que venga, no importa la dificultad, aunque pierdas todo vuelves a levantarte, no te detienes, te sientes cansado, triste, desanimado, deprimido, quebrado, quemado, solo quieres estar solo, llorando, ¡no importa! Aún así, no paras, no te rindes, te limpias las lagrimas y te vuelves a poner de pie y lo haces no porque tienes pasión bien intencionada, sino porque ¡tienes propósito de vida! ¡Es tu razón de ser! ¡Porque para eso has nacido!

Dejas todo para iniciar algo nuevo, es retador, es aterrador y aunque estás bien en la comodidad de una vida tranquila, aceptas tu llamado a la incomodidad de escalar un nuevo nivel. Es tiempo de hacer cambios que den gloria, excelencia y expansión. 

Gloria es inspiración, presencia, la máxima sensación de plenitud. 

Excelente es dar lo mejor de ti en todo, no remendando ni haciendo cochinadas, no presionas, pero no consientes nada mal hecho, ni mediocre ni sucio al trabajar.

Expansión es mejorar siempre, sin ser carga para nadie, no se trata de más dinero, más posesiones materiales sino de ser mejor y ayudar más. 

No pienses en tener sino en crecer, ¿quieres un lugar más grande? primero llena el que tienes ahora. 

si tienes que pagar renta primero que así sea, pero hasta que ya no quepas, buscas un lugar más grande.

No busques impresionar sino mejorar.

no desistas en crecer, no te conformes donde estas, invierte en aprender, mejorar y crecer; que tu visión te quite el aliento, pequeñas cosas, pero todas con excelencia. 

Que tu visión sea superior, de excelencia, porque hasta en los perros hay razas, hay hoteles que te cobran $300 y otros $3mil por noche pero el servicio es diferente. 

¿Que tipo de persona eres tú? ¿Eres barato y corriente o trabajas en la excelencia? 

Invierte en tu visión, deja de ser común, no te consideres mejor que nadie, pero nunca te conformes con ser mediocre y no te atrevas a juzgar al que tiene visión de excelencia. 

Nunca pares, nunca te detengas sin importar el obstáculo, no te conviertas en el próximo cassette que solo se usa como reliquia vintage. 

Tu fuiste llamado a ser excelente porque ¡eres hijo de un rey!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quiero ver...
1
¿Cómo te puedo ayudar?
Hola!
Gracias por visitarme.
¿Te gustaría ver el catálogo de lo que hemos fabricado esta semana?