Por tus frutos serás conocido

Cuando comienza a irte bien y logras éxitos increíbles, suele pasar en muchas personas que pierden el foco, se desvían de su propósito original y comienzan a actuar de forma imprudente o equivocada, pero nada los detiene porque se creen invencibles, intocables e indestructibles.

Dios siempre quiere evitarte el daño o la caída, pero al final del día tu eres quien tiene la última palabra.

Puedes escuchar el consejo o creer que tienes la razón.

Después que Jesús murió se les apareció cuando estaban reunidos en una casa,

“Tomás, uno de los doce discípulos, no estaba con los otros cuando llegó Jesús. Ellos le contaron: —¡Hemos visto al Señor! Pero él respondió: —No lo creeré a menos que vea las heridas de los clavos en sus manos, meta mis dedos en ellas y ponga mi mano dentro de la herida de su costado. Ocho días después, los discípulos estaban juntos de nuevo, y esa vez Tomás se encontraba con ellos. Las puertas estaban bien cerradas; pero de pronto, igual que antes, Jesús estaba de pie en medio de ellos y dijo: «La paz sea con ustedes». Entonces le dijo a Tomás: —Pon tu dedo aquí y mira mis manos; mete tu mano en la herida de mi costado. Ya no seas incrédulo. ¡Cree!”  Jn 20:24-27‬ ‭NTV‬‬

En la,actualidad muchos nos decimos creyentes pero no creemos en lo sobrenatural y

la incredulidad nos avergüenza delante de Dios.

El sabio ve el daño que viene y se aparta, el necio continúa hasta que se estampa en el daño.

¿Porque buscas siempre al Dios de la consolación, cuando sabes que tienes contigo al Dios de la instrucción?

Muchos vienen a la iglesia el domingo, son fortalecidos y bendecidos, pero, durante la semana cometen tantas imprudencias que llegan el siguiente domingo buscando consolación.

Cada quien decide como dirigirse en la vida y lleva consigo el resultado de sus resoluciones.

No puedes obligar a nadie, ni debes intentarlo, cada quien toma lo que quiere y decide como actuar, el problema con muchos es que tropiezan una y otra vez con la misma piedra pero creen que un día será diferente, es una estupidez pensar así.

Cada quien es libre de manejar sus finanzas como quiera, pero como están sus números?

Puedes dirigir tu familia como creas conveniente, pero ¿cómo está tu relación con ellos?

Un pastor, asesor, consejero o couch puede instruirte  pero al final tu eres el que decide como actuar y tu eres el responsable del resultado que obtengas.

Te inspiras y creas metas fabulosas al inicio de año, pero ¿cuanto haz concretado de todo lo planeado?

Dios nos ha hecho libres pero nosotros usamos la libertad como libertinaje.

Te crees muy sabio, superior a la mayoría, o eres sencillo, o puedes creerte tarzan, supermán o chita, no importa como te veas, lo que cuenta son tus resultados.

Por sus frutos los conocerán.

Jesús pasaba cerca de una higuera,se acerco teniendo necesidad de su fruto y al encontrar solo  hojas en ella, le dijo: “que nunca más coma nadie de ti” y unos días después la higuera estaba seca.

Un granjero dijo: “hace 3 años que vengo buscando sus frutos y nada encuentro, así que córtenla y despejen la zona para cultivar algo que si produzca un buen fruto”.

Te puedes saber la biblia de memoria, pero, ¿como es tu vida?

Podemos ser los mejores consejeros, pero, ¿cómo estás tú, en eso que aconsejas?

Siéntate a la mesa y evalúa tus resultados, tienes que ser brutalmente honesto y humilde para encararte a ti mismo y dar respuestas genuinas.

Comienza con:

  1. Familia.- ¿Como he logrado mejorar mi relación con…?,¿hay comunión, respeto, armonía o gritos, frialdad y distanciamiento?
  2. economía.- ¿como están tus finanzas? ¿te has endeudado más o haz avanzado más? No busques excusas para justificar el retroceso. Nada justifica tu falta de resultados, ni la pandemia ni la crisis, ¡nada!.

“»Benditos son los que confían en el Señor y han hecho de El, su esperanza y confianza. Son como árboles plantados junto a la ribera de un río con raíces que se hunden en las aguas. A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto.” Jer ‭17:7-8‬ ‭NTV‬‬

Mas el árbol por su fruto será conocido.

Analiza y reconoce los cambios que necesitas hacer, lo principal es reconocer que necesitas más de Dios en tu vida.

  1. Tu conducta con los demás. ¿Cómo ha mejorado tu carácter hacia la gente? ¿eres más amable y paciente o más altanero y prepotente?
  2. Tu relación de pareja. ¿Que haz hecho para fomentar tu relación?
  3. Tu vida espiritual. ¿Que tanto te haz acercado a Dios?
  4. Tu situación laboral. ¿Que haz aprendido que te haga más competitivo y sobresaliente?

Cuando el rey de Babilonia se sintió superior a toda la humanidad, a punto de proclamarse el dios viviente, recibió este mensaje que se escribía en la pared mientras el veía.

“Mené, téquel, parsín”

El profeta Daniel fue el único que lo pudo traducir y dijo:

»esto es lo que significa» Mené: Dios ha contado los días del reino de Su Majestad, y les ha puesto un límite. » Téquel: Su Majestad ha sido puesto en la balanza, y no pesa lo que debería pesar. » Parsin: El reino de Su Majestad se ha dividido, y ha sido entregado a medos y persas».”  Daniel‬ ‭5:24, 26-28‬ ‭NVI

En otras palabras, haz sido pesado y  no haz llenado la expectativa, más bien me haz decepcionado.

A veces vivimos maquillando y aparentando todo, pero ese resultado no sirve, poner filtros en Instagram no es lo mismo que intentar engañar a Dios. Tu sabes cuales son tus frutos, tu sabes cómo están tus gráficos de resultados, tu sabes lo que hay en tu corazón.

Haz una evaluación sincera  y determina los cambios que debes hacer.

Empezaste bien, pero dejaste la fuente de agua viva a cambio de cisternas rotas que no retienen el agua.

Atrévete a decir:

yo quiero que Dios gobierne mi vida.

Ayúdame, guíame, porque aun hay tiempo para corregir el rumbo y lograr buenos resultados en lo que aún tengo… ¡mi vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quiero ver...
1
¿Cómo te puedo ayudar?
Hola!
Gracias por visitarme.
¿Te gustaría ver el catálogo de lo que hemos fabricado esta semana?