una vida extraordinaria

¿Cómo aumentar la prosperidad?

Y ahora que sigue?

Tiene que haber algo sembrado en tu corazón para que produzca el tipo de fruto que quieres.

Si en tu vida has hecho verdaderos cambios, en adelante, todo lo que llegue a tus manos tiene que multiplicarse.

Ya no eres un niño espiritual, ahora eres un conquistador.

Si pierdes lo que recibes, no estas conquistando, estas para negociar y ganar.

Eres una persona de desafíos y estos, nunca terminan.

Ya no estas para moverte en emociones.

Ahora eres un multiplicador de talentos, enfocado en el crecimiento.

Tienes que plantearte metas y retos que te quiten el aliento, que te reten a lograr lo sobrenatural.

Deja de ahogarte en un vaso de agua y expande tu mente, tu visión y piensa en grande. Cuando pones tu confianza en Dios, dependes de El y vives bajo su cobertura, tienes el reto de cambiar y dejar esa mentalidad limitada y conquistar a lo grande.

Nunca te acomodes, nunca te sientes, nunca te detengas.

Todo lo que llegue a tus manos, tu lo tienes que multiplicar. Acepta los desafíos y crece, expande y multiplica.

Crece en capacidad de gobierno, es tu obligación espiritual y moral hacerlo.

Dios le dijo a Abraham: “Sal de tu tierra y de tu parentela y ve a donde yo te mando (solo con su mujer y su sobrino…. “ Tiempo después el sobrino es capturado y Abraham sale con 300 de sus siervos adiestrados a rescatarlo. Es decir, Abraham nunca estuvo aplastado esperando la provisión de Dios, sino que ya contaba con más de 300 siervos, se expandió, creció.

Cansado de los que predican bonito pero ni siquiera pueden crecer ni mover a otros. Años y años y solo viven al día y con pocos seguidores.

Hemos oído muchas historias de “me entregaron algo y lo quebré” “tenia y lo perdí”

Úsalo con inteligencia no con emociones.

Somete tu alma y los placeres y sigue tu visión.

Muchos trabajan para saciar su alma pero nunca crecen porque todo lo derrochan para satisfacer los deseos de la carne.

Tu debes trabajar con inteligencia, el pobre dice ‘pa eso trabajo, pa darme mis gustitos, mi caguama’

Trabajas para disfrutar o para edificar?

Si estas edificando, la emoción deja de ser lo más importante.

Dos o tres éxitos y ya te sientes intocable, arrogante y es entonces que la quiebra se hace inminente.

Cuando Lot se separa de Abraham por conflictos, salió con riquezas pero no siguió creciendo. Se fue a vivir a Sodoma y cuando salió la biblia no dice que llevaba sus riquezas porque ya no tenía nada.

No te des por realizado, sigues en proceso, somete tu orgullo y sigue aprendiendo, no importa lo que hayas logrado, siempre debes estar en crecimiento.

Tenemos la obligación de defender la tierra que Dios nos ha dado, de gobernar en paz nuestro hogar, de crecer, avanzar y conquistar.

Defiende el frente de tu casa contra la arrogancia, la pobreza, las emociones destructivas y logra mantener la paz, la alegría y la armonía en tu casa.

Negociar es arriesgar, eso es aceptar un desafío y eso es buscar el crecimiento.

Siempre hay un precio que pagar por el aprendizaje.

“He perdido dinero pero ya estoy aprendiendo este negocio y una vez que lo haga entonces viene la mía y verán, es lo que me esta cobrando el ramo al que me he metido, estoy aprendiendo a invertir, ya estoy mejorando y voy a hacerlo bien”

Hay que invertir para aprender.

Todo lo que venga a tus manos, con la ayuda de Dios y el proceso adecuado, deberás multiplicarlo.

Dios es tu mejor aliado. Es tu principal socio y es lo que debes cuidar con diligencia.

Todo hombre de Dios para ser exitoso en todo lo que emprenda sabe que su relación con su principal socio no debe estar en riesgo jamás.

Tu oportunidad de crecimiento comienza teniendo una comunión profunda con tu socio principal. Eso nunca debe estar mal no puede fallar y cada día debes procurarla.

La gente se puede enojar y dejarte, te puede fallar, traicionar y cambiar, pero tu relación con Dios jamás debes abandonarla.

Comunión, dependencia y la búsqueda de su sabiduría debe ser diario.

Tu mentalidad debe cambiar de “como lo disfruto a como lo multiplico”.

Si eres un niño piensas en disfrutarlo, comértelo lo mas rápido posible.

Si tienes madurez piensas en multiplicarlo.

De ahora en adelante tu mentalidad deberá ser :

todo lo que tenga (ministerio, negocio, trabajo, riqueza, habilidad) tienes que reproducirlo hasta multiplicarlo exponencialmente y para eso debes actuar, moverte, Avanzar, crecer y Conquistar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quiero ver...
1
¿Cómo te puedo ayudar?
Hola!
Gracias por visitarme.
¿Te gustaría ver el catálogo de lo que hemos fabricado esta semana?