una vida extraordinaria

¡Ahora quiero brillar!

“Un buen administrador, llega muy alto”

En la biblia Jesús narra una parábola a donde dice que había un hombre rico que tenía un mayordomo el cual fue acusado de disipador los bienes del hombre rico del cual estaba a cargo, al enterarse de la mala administración que hacia fue removido del cargo y condenado por ello.

Este ejemplo lo uso Jesús para clarificar que nosotros somos administradores, no dueños de los bienes recibidos y si no somos buenos mayordomos no solo perderemos el derecho de estar a cargo sino que pagaremos consecuencias de ello.

Eso nos obliga a hacer un buen trabajo, cuidar lo que tenemos y entregar buenas cuentas.

Hay gente que ha recibido mucho, va creciendo muy bien y de pronto algo sale mal y todo se derrumba, la causa?

No supo administrar y dejó que las trampas del ego lo dominaran, la soberbia y el orgullo lo cegaron y tomaron el control, llevándolo a ser imprudente hasta caer.

Cuando hay un proceso de aprendizaje y maduración en la persona para hacerle consciente, eficiente y humilde se logrará evitar que estas trampas de intransigencia le hagan caer.

Actualmente a la gente no le gusta pasar por un proceso, el cual suele ser tedioso, a veces doloroso, pero necesario, porque eso es la preparación que le hará un buen administrador.

Siempre es mejor empezar desde abajo.

Prefieren perder el tiempo en oportunismo, prefieren esperar 8 años a que la fama o la riqueza les llegue de pronto, no quieren empezar de cero.

Quieren que un billete de lotería acabe con su miseria, que una demando judicial o un golpe de suerte los haga millonarios y famosos, porque creen que no necesitan atravesar el camino que todos los que han tenido éxito han recorrido.

Algunos se sienten superiores, más inteligentes que los demás, pero viven en escasez, nunca han logrado nada significativo, tienen planes fabulosos pero viven en miseria.

El proceso te hace desarrollar autocontrol, humildad y enfoque.

Jacob aceptó el proceso y trabajo 21 años para un suegro aprovechado y abusivo que le cambiaba las reglas a cada rato según creía que podía sacar ventaja, pero aún así Jacob continúo esforzándose sin rebeldía hasta convertirse en un hombre humilde y ampliamente favorecido por Dios, gracias a que supo esperar su tiempo, sin rendirse ni lamentarse, gracias a eso logro un linaje del cual proviene la nación de Israel.

Si tu dejas que Dios tome el control y te lleve por el proceso adecuado lograrás madurez, tu carácter será forjado en el fuego de la adversidad para quitar de ti lo endeble y temeroso para empoderarte como una persona firme que con valentía pueda enfrentar todo tipo de situación y salir bien librado y con ventaja.

La clave del éxito es empezar desde abajo, saber esperar, obedecer, mantenerte dentro del proceso, pagar el precio del aprendizaje, dejándote guiar con humildad.

La generación actual lo quiere rápido, quiere el truco, el atajo, no puede ni quiere esperar, pero para el que sabe escalar desde abajo y pasar el proceso todo será diferente.

Aún los egresados de una especialidad deben comenzar desde abajo, aun si dicen soy graduado con honores de la mejor universidad, te diran:“-lo único que tenemos ahora es un Interinato de intendencia, si quieres, hay esta la escoba, ponte a barrer. -pero soy Doctor -por eso te lo ofrezco, que si no ni te abro la puerta”

Moisés tuvo qué prepararse 40 años en Egipto, 40 años cuidando ovejas ajenas en el calor del desierto antes de ser llamado a liberar a un pueblo de la esclavitud.

La mentalidad rebelde es “-solo estoy enriqueciendo al patrón” “para lo que me pagan” “que se joda alcabo que ni es mio”

Pero la mentalidad de crecimiento es: “donde me pongan voy a brillar” “lo hará lo mejor que pueda, no para que me vean, sino porque yo soy hijo de excelencia.”

Deja de quejarte y renegar de todo, deja de creer que con tu belleza lo tienes ganado, que comprando favores subirás, deja de creer tonterías y comienza a moverte y hazlo desde abajo.

Adquiere conocimiento, experiencia, sabiduría y desarrolla tu carácter para tener dominio de ti mismo y ser una persona sensata.

Cuando pasas por todo eso entonces serás merecedor de lo que recibes, porque te lo has ganado, lo has trabajado y por lo tanto lo mereces y nadie podrá quitártelo.

-Donde adquiero todo eso?

-Cuidando lo ajeno

Como cuidas la casa que rentas? Como cuidas el vehículo que la empresa te presta para trabajar? Como cuidas el equipo que te prestan? Como cuidas el trabajo que te dieron? Cómo cuidas la tierra que dejarás a tus hijos?

Oportunidades llegan y se pierden cuando no hay un proceso adecuado en la persona, cuando eso sucede lo que hacen es criticar y lamentar la injusticia o la desventaja por lo cual perdieron o les quitaron lo que tenían.

Puedes seguir peleando con la vida o puedes aprender a picar la piedra y hacerlo en lo ajeno hasta lograr lo tuyo.

“»Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes; pero si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes.”

Lucas 16:10 NTV

No me vengas con “ahorita porque no tengo, pero cuando lo tenga…”

lo real es que ni aunque tengas, si ahora no haces nada.

“y si no son fieles con las cosas de otras personas, ¿por qué se les debería confiar lo que es de ustedes?” Vv 12

Las cosas que valen la pena, no se obtienen por inteligencia sino por merecimiento, lo que das recibes! ¿cuanto has servido? ¿cuanto has dado como para pensar que lo mereces?

Hay personas que exigen, cuando nunca dan nada. Se quejan de los baches en las calles pero no pagan impuestos. Dañan a la empresa pero exigen mejores prestaciones, maldicen la vida pero hacen plegarias a Dios, ¡así no funciona!

¿Como podrían ser prosperados con una mentalidad oportunista y egoísta?

Cuando aprendes a mejorar las cosas, aunque no sean tuyas, a hacer brillar a otros, a favorecer a la empresa donde trabajas, a ayudar a los menos favorecidos, estas siendo un buen administrador y tarde o temprano esos procesos te harán merecedor de algo superior.

No te promuevas ni te recomiendes para brincar los procesos, hazte merecedor porque todo lo que llega antes de tiempo y sin merecer te dañara y se esfumará con el viento.

Pero si eres fiel en lo poco y en lo ajeno, subirás una escalera de la cual nadie podrá quitarte, pues eres merecedor y estarás respaldado por Dios.

Si no te invitan, no te invites, si no te llaman no vayas, no vendas una imagen que no es la que tienes, brilla donde estas, se diligente donde te pusieron, no busques el mejor asiento donde puedan verte, es mejor que te llamen y no que te quiten, no busques ni pidas lo que aun no te has ganado, esfuérzate y gánate la confianza de todos, tarde o temprano llegará tu recompensa, el servicio es lo que te posiciona, Dios ama a los que son fieles y eso es lo que te va a otorgar los mejores reconocimientos, las mejores posibilidades y cuando eso suceda solo brilla, solo disfruta pues es Dios quien te lo ha otorgado y nadie podrá arrebatártelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quiero ver...
1
¿Cómo te puedo ayudar?
Hola!
Gracias por visitarme.
¿Te gustaría ver el catálogo de lo que hemos fabricado esta semana?